LA PERA BLANQUILLA

LA PERA BLANQUILLA

¿Cómo sé cuál es la pera blanquilla?

Es muy sencillo. Sabrás que se trata de una pera de este tipo pues su forma, en vez de ser en forma de huevo como en la pera d’Anjou, tendrá una forma similar a la de una gota de agua o a la de una lágrima. Además, su variedad de colores es también más amplia, pues no solo está disponible en rojo o en verde, sino que también las hay en amarillo o incluso en gris.

De manera aproximada, su peso es de 150 gr. Con respecto a su sabor, variará en función del grado de madurez que haya alcanzado: si se trata de una pieza aún verde, será más dura y menos dulce, pero si por el contrario, está más madura, su sabor será más dulce.

 

¿Cuál es su temporada?

La pera blanquilla alcanza su mejor momento en los meses de verano, pues es donde ya han florecido en los perales y donde además alcanzan su mejor grado de madurez, que se transmite en su olor característico y el punto dulce perfecto en su sabor.

 

 ¿Cuáles son sus principales propiedades?

 Como todas las peras, tiene un alto contenido de agua, Entre sus propiedades nutritivas destacaremos que es una fruta rica en agua, azucares, fibra, vitaminas como la C, B1, B2, B6, A o E y minerales como el potasio, fósforo, calcio, magnesio, hierro, zinc, manganeso, selenio y los taninos de gran valor para nuestro sistema nervioso y la actividad muscular.

 

 ¿Se puede cocinar la pera blanquilla?

Aunque como producto fresco es muy sabroso, especialmente si contiene mucho jugo, su consumo cocinado es especialmente suculento en productos cárnicos de sabor intenso, como aquellos que provienen de los patos o de la caza. Sin embargo, tampoco es poco frecuente encontrarlas como el principal ingrediente en ensaladas y endivias, a menudo acompañadas de queso y nueces.

Arriba verifyserptrade